Historias éxito

Isabel:

Cuando decidí vivir un proceso de Coaching para poder mejorar la seguridad en mi misma y una situación de descontrol en mi ámbito profesional (sentía correr detrás del trabajo, y no hacer otra cosa al día que no fuera trabajar), no me imaginaba que las herramientas y técnicas que empecé a descubrir con la ayuda de mi Coach y que me permitieron mejorar en este ámbito, iban a impactar tan positivamente en mi felicidad.

Tras la experiencia, puedo decir que este proceso para mí ha sido  un regalo que me he hecho, ya que me ha permitido crecer como persona y sentir una calma interior que antes no tenía.

Puede  que haya situaciones en mi vida que no hayan cambiado, pero si ha cambiado mi actitud a la hora de afrontarlas , mi manera de influir en mi entorno y mi forma de pensar ante ellas.

Susana:

Empecé a oír a hablar de coaching sin saber bien qué era. Yo estaba en tratamiento psicológico y no sabía si era parecido o qué ventajas e inconvenientes podía tener. Entonces contacté con Ángel y empezaron mis sesiones. Descubrí que es un “entrenamiento personal” pero psíquico. Todo enfocado al potencial que todos tenemos en lograr las metas que deseamos y que nosotros mismos nos podemos poner. Ángel como coach me ayudo lo primero a descubrir esas metas, que muchas veces tenemos enmarañadas entre los problemas del día a día. Y una vez que vi mis metas claras, sesión a sesión de coaching conseguía aliento y estrategias para avanzar hacia ellas. Aprendí un montón sobre mi propio potencial y sigo utilizando los recursos que me enseñó a utilizar mi coach. Sigo avanzando y sé que llegaré.

Antonio:

Contar con la ayuda de mi coach ha supuesto el peldaño definitivo para convertir mi hobby en una profesión. Trasladar a la práctica lo que hasta el momento habían sido miedos y utopías, no hubiera sido posible sin la confianza en mí mismo generada por la orientación de mi coach.

Me ha dado un sistema de trabajo, me ha acompañado a través de un camino lleno de dudas hasta la conclusión final: Yo puedo conseguirlo. Ahora tengo la seguridad suficiente para ofrecer mi trabajo sabiendo que es un buen trabajo. He llamado a puertas que ni me atrevía a considerar y algunas están comenzando a abrirse. Por fin me creo que soy lo que quería ser.

Rafaela:

A veces necesitamos que alguien nos escuche, nos entienda y nos ayude a hallar respuestas a situaciones difíciles a las que debemos enfrentarnos a lo largo de nuestra vida. En mi coach he encontrado a la persona a quien he podido expresar abiertamente mis sentimientos, mis dudas y mis deseos. El me ha invitado a reflexionar, a dedicar un tiempo a mi misma, a pensar cómo encontrar respuestas a una situación desconocida que nunca antes había vivido y no comprendía.

A veces, notaba como él creía mas en mis posibilidades que yo misma. Su fe ciega en que lo conseguiría fue un ayuda constante y muy sólida.

Ahora me encuentro muy bien y he recuperado la fuerza que siempre he tenido. Me alegro de que un compañero, un amigo, me animara a acudir a ti cuando más lo necesitaba. Gracias por tu paciencia, optimismo y perseverancia. Al final, yo misma he podido salir adelante con éxito, eso es lo que tú querías, lo has conseguido. Gracias.