¿Qué es una creencia?

Estaba con mi amigo tomándonos el postre y, de pronto, deja de masticar. Yo pensé que mi tarta de manzana no le gustaba. Uff, con lo bien que me salen! Y me dice, yo creo que todo me sale mal. Que todo me ocurre a mí. Que me equivoco con las cosas que hago con mi novia. Que…..

Le dije: Para hombre, para de hacerte la víctima. Tanto que dices “Yo creo”. ¿Tú sabes qué es una creencia?

que es una creencia

Te explico. Una creencia es todo lo que hay detrás de cada acción. Son tan influyentes en ti que determinan tu comportamiento. Una creencia es una interpretación considerada como hecho y además te filtra como percibes la realidad.

Lo malo de algunas creencias es que te las puedes creer y se convierten en la profecía autocumplida.

Una de las mayores contradicciones de las creencias es que no tenemos creencias, son estas las que nos tienen a nosotros. Es un juego de palabras pero te lo explico. Cuando tenemos una creencia, seguimos creyendo en ella más que en los hechos que observamos. La típica persona negativa que cuando le viene un golpe de suerte o confluye por fin todo su esfuerzo en la consecución de un reto y piensa que seguro que no es tan bueno o tendré ahora que hacer tal o cual cosa y es un rollo. Seguro que te viene ahora a la cabeza más de un ejemplo y persona y, hasta tú mismo quizá. Mi amigo se rió a carcajadas.

Las creencias son juicios que hemos “comprado” a alguien e incorporado en nosotros. Esas personas cercanas o lejanas a ti que ejercen esa poderosa influencia. ¿Te acuerdas de alguien?

Las creencias son irracionales, muy poco fundadas y se construyeron, la mayoría, en la infancia. Quien no recuerda en su niñez “avisos” de sus padres sobre que si no haces esto te pasará aquello. Y ellos te lo decían con su mejor intención pero estaba basado en su experiencia y vivencia.

En el próximo artículo te contare como yo luché contra una creencia “poco adecuada”.

Que es una creencia.  ¿Tú reconoces tus creencias? ¿Las aprovechas?

4 Responses to “¿Qué es una creencia?”

Read below or add a comment...

  1. José Fernando Calderero says:

    Es inevitable, y no deseable, percibir la realidad sin filtros.
    Es muy higiénico, mentalmente hablando, comprender que siempre y necesariamente hemos de manejarnos con interpretaciones de la realidad. La «realidad», en sentido genérico y las diferentes «realidades» son, también siempre y necesariamente, infinitamente más complejas que las interpretaciones que hacemos de ellas.
    Lo que observamos tiene también un componente interpretativo, similar a las creencias ya que lo que observamos depende de nuestra capacidad de observación y del «buen estado» de nuestros instrumentos de observación; en función de las «dioptrías», físicas o mentales, que tengamos «veremos» unas cosas u otras.
    Hay creencias más reales que algunas observaciones. Durante siglos se afirmó, basándose en la indiscutible observación de lo «evidente», que el Sol giraba alrededor de la Tierra; menos más que alguien creyó, contra las «evidencias» de todos los sabios de la época, que la realidad no era como la veían.
    Creer y observar son dos formas de obtener conocimiento «primas hermanas». Creer en la autoridad de algún experto en alguna materia no tiene porque ser algo irracional.
    Lo subjetivo es tan digno de consideración como lo objetivo.
    Hay creencias estúpidas y otras atinadas; algunas liberadoras (como puede ser creer que no me puedo librar de las creencias erróneas) y otras opresoras (como creer que toda creencia es mala y hay que librarse de ella).

    • Angel Luis Navarro Licer says:

      Gracias por pasarte por mi blog. Un abrazo.

    • Diana González says:

      En mi interpretación, es importante revisar nuestras creencias para detectar cuales son generativas, que nos aportan, que nos ayudan a avanzar y cuales nos detienen o nos cierran al aprendizaje o nuevas formas de ver y hacer. En consecuencia elegir lo que nos es más conveniente. Buen post colega

Trackbacks



Comentarios

*